Desde México, Daniel Torres nos cuenta su experencia en Ibermúsicas con Dantor, la agrupación que fusiona climas y armonías del jazz, entre otras.

Cuenta con una especialización en Musicoterapia por la Facultad de Medicina de la USAL (Buenos Aires, Argentina). DANTOR también está formado por grandes músicos consolidados en la escena nacional del jazz. Desde su creación, el proyecto ha grabado un álbum "Construcciones Invisibles" en 2014, y su música ha sido seleccionada para programas de la televisión italiana y producciones cinematográficas en Francia y México. En los últimos años, el proyecto ha tenido una excelente aceptación entre el público nacional y extranjero, y se ha presentado en foros y festivales nacionales e internacionales, en ciudades como Chicago, Guanajuato, Puebla, Querétaro, Mazatlán y Ciudad de México. En mayo de 2019, DANTOR lanza su nuevo material discográfico “Sinestesia”, grabado en el estudio El Desierto (CDMX) y masterizado por Andrés Mayo (Argentina). En paralelo, realiza una gira por México, Brasil y Argentina, con motivo de la presentación del disco y siempre buscando llevar más allá la música del talento mexicano.

 

¿Cuándo comienza tu relación con la música?

Desde muy chico.Vengo de una familia musical, mi hermano mayor es violinista, la segunda es soprano y la más chica es cantante y bailarina de danza contemporánea. En casa siempre había música y performances. mis padres nos incentivaban mucho. Inicié con la música a los seis años en la escuela municipal de artes, que estaba cercana a mi casa en el puerto donde crecí, Mazatlán, Sinaloa. Fui un niño muy inquieto y eso me llevó a explorar y estudiar diversos instrumentos a lo largo de mi infancia. Mientras formaba parte del coro infantil de la escuela de música, al mismo tiempo estudiaba percusiones, después flauta transversal, luego violonchelo, violín. Finalmente a la edad de once años llegué a la guitarra y desde entonces me dediqué de lleno al estudio y exploración de este popular instrumento armónico. A la edad de quince años y con el apoyo de mis padres decidí viajar a la Ciudad de México para continuar con mis estudios de guitarra en la Escuela Superior de Música (ESM 2003 -2007) durante esta etapa recibí clases por parte de los guitarristas Josefina Robles de México, Carlos Perez de Chile, Juan Carlos Laguna tamibién de México como Ernesto Garcia de León, también con Ernesto Cordero de Puerto Rico y Norman Ruiz de Estados Unidos. Grabé un par de discos como solista y realicé conciertos en diversos foros y teatros del país como el Teatro Angela Peralta en Mazatlán y la Sala Blas Galindo. En el año 2007 viajé para Argentina a estudiar la Licenciatura de Musicoterapia en la Facultad de Medicina de la USAL, la cual concluí en el año 2012, durante esta etapa asistí a Congresos, Jornadas y Seminarios de Musicoterapia en la capital Argentina y trabajé en clínicas y hospitales.

Viviendo en Argentina continuaste con tu música

Sí. Durante mi estadía en Argentina continué con el estudio de la guitarra y comencé con mis primeras composiciones, las cuales grabé a quinteto en México en un disco llamado -Construcciones Invisibles- el cual presentamos en una gira por Estados Unidos en las ciudades de Chicago (Illinois) y South Bend (Indiana) allá en el año 2014 dentro del Latin American Guitar Festival, con este mismo material realicé fechas en diversos foros y festivales nacionales, como el Festival de Jazz de Verano de Querétaro, Festival de Pozos en Guanajuato, Zinco Jazz Club, Jazzatlán, CDMX, entre otros. A finales del año 2016 comencé a darle forma a lo que sería -Dantor- el proyecto ganador de Ibermusicas, junto a grandes músicos de la escena nacional. Desde entonces nos pusimos a trabajar en el ensamble de la música para realizar fechas en México y para hacer la grabación en estudio, el disco Sinestesia, fue grabado en el Estudio el Desierto (Daniel Bitran) dicha música fue seleccionada por la radio italiana para un programa de cine, también con ella se musicalizó un cortometraje francés y proyectos audiovisuales en México. El proyecto Dantor fue ganador de una beca de movilidad para realizar una gira por Brasil en festivales y clubes de Jazz muy reconocidos y la aceptación del público Sudamericano fue genial.

¿Cómo surgió la posibilidad de Ibermúsicas?

Durante el transcurso del 2018 comenzamos a trabajar en conjunto con una gran amiga productora (Natali Stein) y junto con ella nos enfocamos en enviar la propuesta a diversos festivales de America Latina, enfocándonos en Brasil y Argentina, y en el transcurso de un par de semanas después de haber enviado la propuesta, comenzamos a recibir las cartas de invitación de grandes Festivales. Y fue en base a estas cartas que decidimos aplicar a la beca de movilidad para músicos que ofrece Ibermúsicas .

A partir del momento que supiste de la selección, ¿cómo comenzaste a trabajar?

Corríamos con diversas complicaciones de logística, ya que éramos seis personas las que viajaríamos a la gira con cincomúsicos y la Productora. Al momento de la selección sabíamos que teníamos cinco meses para poder conseguir el resto de los apoyos para completar la gira. Así que nos pusimos en contacto con nuestro consulado en ambos países para poder tener apoyos con la movilidad interna y algunos otros gastos nosotros los tendríamos que cubrir. Finalmente logramos nuestros objetivos pero el trabajo de gestión posterior a nuestra selección fue constante durante esos meses.

¿Qué resaltarías sobre todo del programa Ibermúsicas?


Considero que es un gran sistema de apoyo para catapultar a proyectos iberoamericanos que están en en pleno crecimiento. En mi caso haber ganado la beca de movilidad para músicos me dio la certeza de poder consolidar al proyecto en toda una gira con proyección internacional y que más gente de otras culturas iberoamericanas pudieran conocer el proyecto y así crear nuevos nexos con países a los que no es tan fácil acceder por cuestiones de kilometrajes. Lo cierto es que nuestra participación en Argentina fue muy enriquecedora, una de las fechas mas emotivas fue en el Festival Buenos Aires Celebra a México donde nos encontramos cantando en un escenario frente a Plaza de Mayo con el público, un bolero el cual conocían a la perfección, la gente en Argentina como en Brasil recibieron muy bien el proyecto.