Ensemble Vertebræ (México)

El Ensemble Vertebræ es una agrupación de cámara dedicada a la música nueva. Fue creado en 2009 por la flautista Olivia Abreu y la pianista Anna Paolina Hasslacher, ambas mexicanas. El ensamble está precisamente «vertebrado» en torno de ellas dos y puede mutar su forma y sus participantes según las demandas de cada una de las obras que integran su vasto repertorio. Para esta gira “México en Chile” sumaron a la percusionista Camille Émaille

El Ensemble Vertebræ busca abrir fronteras hacia una difusión artística multidisciplinaria basándose en el intercambio cultural que le ofrece el estar constituido por artistas de diferentes países de Europa y América latina. Su proceso creativo parte de la búsqueda, creación y difusión de repertorio innovador contemporáneo para llevarlo a la práctica en “performances” musicales, proyectos en colaboración con otras disciplinas artísticas, conciertos didácticos para niños y jóvenes, así como trabajo directo con los compositores, conferencias y talleres pedagógicos.

El Ensemble Vertebræ ha trabajado con los compositores Maurilio Cacciatore (ITA), Bruno Ducol (FRA), Alireza Farhang (IRN-FRA) Ivan Fedele (ITA), Beat Furrer (CHE/AUT), Luis de Pablo (ESP) e Iradj Sahbai (IRN-FRA), así como con compositores latinoamericanos que han dedicado obras al ensamble: Juan Arroyo (PER), Juan José Bárcenas (MEX), Javier Compeán (MEX), David Hernández Ramos (MEX), José Luis Hurtado (MEX), Víctor Ibarra (MEX), Jeremías Iturra (CHL), Marisol Jiménez (MEX), Javier Muñoz Bravo (CHL), Juan Pablo Muñoz (MEX) y Rodrigo Valdez Hermoso (MEX).

Sus proyectos de creación musical y pedagógicos se han presentado en diferentes países de Europa y América, en diversos contextos y festivales, tales como el XLIII Festival Internacional Cervantino (Guanajuato, México) en 2015, «Music from the Americas Concert Series» de la Universidad de Nuevo México (Albuquerque, EEUU) en 2017, el XXVIII Festival de Música Contemporánea de la Universidad Católica de Chile (Santiago, Chile) en 2018, o la temporada 2018-2019 del IGNM (Zúrich y Basilea, Suiza), una de las sociedades internacionales más importantes para la promoción de música nueva.

En un reportaje realizado por Liz Espinosa Terán en el año 2015, Olivia Abreu y Anna Paolina Hasslacher dan cuenta de su trabajo y de su visión sobre los retos de dedicarse a la música nueva.

Regularmente las obras contemporáneas tienen una escritura que es más difícil de “descifrar” que las obras “clásicas”, por lo que la fase de primera lectura puede requerir mucho más tiempo para entender exactamente el significado de cada símbolo y qué resultado quiere el compositor. Puede haber varios parámetros que hay que seguir a la vez, lo cual requiere de una visión mucho más amplia y una gran concentración. Por ejemplo: notas, matices, cambios de tiempo, efectos sobre las notas, tipos de sonido, etc, que hay que mezclar y producir en una misma línea. El trabajo de ensamble también puede ser mucho más laborioso y tomar más tiempo. Hay que saber qué es lo que hacen las otras “voces” e incluso frecuentemente es necesario leer de la partitura general.

La gran variedad de estilos, notación y estructuras composicionales que encontramos en la música –sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XX- es sorprendente; por lo que cada partitura impone nuevos métodos de trabajo tanto individuales como de ensamble; en cierta manera podría decirse que hay que pasar cada vez por un proceso de re-adaptación según la obra. Es complejo, pero la comunicación y capacidades de interacción que hemos desarrollado entre los integrantes del ensamble, sobrepasan las dificultades, para convertirse en un trabajo sumamente apasionante.

En la música contemporánea siempre habrá algo nuevo, cambios, evoluciones; cada compositor, cada obra es un mundo diferente y nunca termina de sorprendernos la novedad de esta música. El trabajo directo con los compositores es algo que nos fascina porque nos permite participar directamente en la primera fase de la creación de la obra. Además, la música contemporánea, a pesar de tener una escritura rigurosa, permite una libertad de interpretación que hace que cada ejecutante pueda apropiarse de la obra a su manera.

Una de las filosofías del Ensemble Vertebræ es trabajar directamente con los compositores, así como hacer estrenos de jóvenes compositores. Lo que nos lleva frecuentemente a interpretar obras nuevas compuestas para el ensamble, así como obras de repertorio en países donde no han sido estrenadas. Además, siendo un ensamble creado por dos mexicanas, nos parece importante el intercambio cultural, por lo que incluimos obras de compositores latinoamericanos en la mayoría de nuestros programas.

El proyecto “México en Chile” consistió en una gira de conciertos y talleres. Se presentó un programa de música contemporánea para flauta, percusiones y piano en las ciudades de Talca, Valparaíso y Santiago, además de dos talleres en Talca y Valparaíso. Con el objetivo de fomentar el intercambio cultural entre México y Chile, el Ensemble Vertebræ presentó música de los compositores mexicanos David Hernández Ramos, Rodrigo Valdez Hermoso, Juan Pablo Muñoz y Víctor Ibarra, y del compositor chileno Jeremías Iturra. Fueron obras compuestas especialmente para el Ensemble Vertebræ y todas ellas estrenos en Chile. Cabe destacar que casi todos los compositores elegidos han sido ganadores de distintos concursos y ayudas de Ibermúsicas a lo largo de los últimos años.

El objetivo principal de la gira de conciertos y talleres fue el intercambio cultural entre México y Chile, el cual se realizó exitosamente a distintos niveles. Por una parte, el programa interpretado estuvo constituido por cuatro obras mexicanas y una obra chilena, todas estrenos en Chile. Los conciertos fueron muy bien recibidos por el público y los talleres impartidos fueron muy bien recibidos por los estudiantes y maestros realizándose en todos los casos a sala llena.

En el taller impartido a niños y adolescentes, alumnos del Conservatorio de Música de la Universidad de Talca, éstos tuvieron la oportunidad de descubrir el concepto de partitura gráfica, realizar ejercicios con sus instrumentos y crear su propia partitura gráfica. En el taller impartido para estudiantes de la Universidad Católica de Valparaíso, el Ensemble Vertebræ realizó una presentación de las obras del programa, con ejemplos en vivo y participación de los compositores presentes. Los estudiantes tuvieron la oportunidad de conocer el trabajo detrás del montaje de un programa.

«El Ensemble Vertebræ está muy agradecido y satisfecho con el trabajo con Ibermúsicas. De no haber contado con el apoyo de Ibermúsicas, no se habrían podido realizar ninguna de las actividades del proyecto. Ha sido una ayuda vital para la realización exitosa de este proyecto. No está de más mencionar que el trabajo individual de cada una de las personas de Ibermúsicas es muy profesional, ya que hemos recibido siempre respuestas muy rápidas y eficaces a nuestras dudas, además de una excelente atención».

Posts Relacionados